COMENTARIOS DE LOS LECTORES

Bernardo Pinedo. Caracas (30-03-2020)

“Hola Pedro: / Gracias por el Jazoera. / El artículo sobre la inmigración al valle del río Chirgua, en Carabobo, me trae grandes recuerdos de mi infancia y adolescencia. Me pasaba un mes entero en las vacaciones de agosto, desde los diez hasta los diecisiete años, en la Hacienda Monte Sacro, propiedad de Nelson Rockefeller, que quedaba en la zona. / Me alojaba en la casa del gerente general Robert (Bob) Lowery y salía de lunes a viernes con los vaqueros, cuyo jefe era un Apureño, de nombre Ramón (Chochón) Oliveros. Me asignaban una yegua mestiza criollo con cuarto de milla y la cambiaba cada tres días (remonta); hacía los trabajos propios de los peones: arrear ganado (Santa Gertrudis) y los equinos a los corrales, para herrar, vacunar, tratar gusaneras, baños con garrapaticicidas, drenar abcesos, etc. / Tenían un par de padrillos cuarto de milla, para cruzar con las yeguas criollas. Cada una de las mestizas tenía su nombre: la castaña, la alazana, la catira, etc…. / Se recogía semen de los toros y se preparaba fresco; había un Veterinario Español, cuyo nombre no recuerdo, pero el semen lo praparaba un Perito Agropecuario, llamado Heriberto Núñez; le tomaba el salto al toro, con la vaca en celo en un brete y preparaba el semen, con yema de huevo y no se que otros ingredientes. Era en ampollas, no en pajuelas. / Este Sr Lowery se casó con la nieta (Lisette) de nuestra vecina en Santa Eduvigis, que en aquella época tenía calles de tierra…. Cuando se casaron en la hacienda, fui con mi mamá y mi papá a la boda y yo llevaba las arras (yo tendría unos cinco o seis años de edad). / Aquello era mejor que Disneylandia. / Ya te imaginas de donde me nació la vocación por estudiar Medicina Veterinaria. En algún momento, cuando salgamos de esta pandemia, con la ayuda de Dios, la Virgen y José Gregorio, te contaré en persona. / Ese valle era una maravilla; habían granjas de gallinas ponedoras, cerdos, ganadería y mucha agricultura. Recuerdo las siembras de naranjas y de papa. / Gratos recuerdos y gratos momentos compartidos con el personal de la finca, los bodegueros (donde aprendí a tomar cerveza con los vaqueros, los sábados, después de medio día de trabajo), y con los granjeros. El paraíso terrenal. / Saludos, un abrazo!”.

 

Aurki Bravo. Caracas. (30-03-2020)

“Gracias Pedro nuevamente por mantenernos conectados…muy bueno el articulo de Araya…un abrazo y cuidaros mucho.”.

 

Arantzazu Ametzaga. Nabarra. (31-03-2020)

“Eskerrik asko a ti y a Iñaki. Un magnifico documento sobre los vascos y su capacidad de organizar y recuperar sus vidas.”.

  

Luis las Heras. Caracas. (31-03-2020)

“…Por supuesto, Pedro Javier, lo leo, lo aprecio y –la única sugerencia que se me ocurre– es que perseveres en tu valiosísima tarea de mantener viva la condición de vasco-venezolano, que muchos llevamos dentro. / Te pido disculpas por este retardado reconocimiento. / Un cordial abrazo,”.

 

Miren Begoñe Fresnedo. Caracas (01-04-2020)

“Gracias Pedro por mantenernos entretenidos e informados con esta magnifica e interesante revista, con la situación que estamos viviendo.  Por mi parte doblemente agradecida e interesada por el artículo sobre mis aitas. / Saludos”.

 

 

AMIGOS LECTORES ¡MILA ESKER!

Compartir

Deje un comentario