EUSEBIO Y EL FLANDRE. Por Antonio Barriola.

Eusebio y Paul en Martinica.

Comenzó el año de 1938 con la familia Barriola angustiada por el devenir de los hermanos Eusebio e Imanol pertenecientes al ejército de gudaris y presos en Santoña. Además, con el agravante de que al tener Eusebio grado de Capitán había sido condenado a muerte. En la fría mañana del 20 de enero, día festivo para los donostiarras, reciben al fin una buena noticia. Cruzaron la frontera los primeros 41 oficiales de gudaris canjeados por oficiales gubernamentales, entre ellos Eusebio Barriola Irigoyen, Capitán del Batallón San Andrés (Zapadores), que hacía el número  7.

Eusebio, salvado de condenado a muerte se encuentra en relativa libertad, ya que tiene que irse a Cataluña a fin de cumplir con las clausulas del canje para que no fracasen los sucesivos intercambios de prisioneros. Posteriormente Eusebio se exila en Francia donde se encuentra su padre Abelino, y sus hermanos Maritxu, Koro y Paul.

En el verano de 1939 ante la desfavorable evolución de la guerra y el conflicto que amenazaba a Europa, Eusebio y su hermano Paul deciden embarcarse rumbo a América. Partiendo rumbo a Caracas en la embarcación Flandre tal y como ha sido reseñado por Koldo San Sebastian y Peru Ajuria en su libro  El exilio Vasco en Venezuela y recordado recientemente por Jazoera Caracas.

 

 

Eusebio y Paul con otros exiliados vascos en la plaza Bolívar de Caracas

 

 

VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL DE JAZOERA 114

Compartir

Deje un comentario