Polixene de Trabudua y Agirrezabal, una de las oradoras mAs aclamadas de EAB y defensora ejemplar de la cultura vasca y el euskera. Fundación Sabino Arana. 23 de septiembre de 2020.

Polixene de Trabudua y Aguirrezabal. Foto: Archivo Fundación Sabino Arana

Tal día como hoy, el 23 de septiembre de 1912, nació en Sondika Polixene de Trabudua y Agirrezabal, una de las más carismáticas oradoras nacionalistas vascas de la primera mitad del siglo XX. A los 18 años se graduó como maestra y ejerció en la primera ikastola de esta localidad bizkaina. Durante la II República, fue una de las más aclamadas oradoras de Emakume Abertzale Batza, destacando en sus mítines en la campaña pro-Estatuto, lo que le  supuso el ser detenida y encarcelada en la prisión de Larrinaga. A pesar de cárceles y multas, Polixene siguió su trayectoria de oradora, tomando como modelo a otras mujeres que entonces comenzaban a participar en la vida política, como Margarita Nelken o Victoria Kent.

 

Toda su vida estuvo unida a la cuestión nacional vasca, a la defensa de su cultura, del euskera, y en definitiva del derecho de los vascos a seguir existiendo. Por ello, tuvo una gran relación con Esteban Urkiaga “Lauaxeta” y con otros líderes del nacionalismo vasco de la época como José Antonio Aguirre, Antón de Irala, Manu de la Sota, Adolfo de Larrañaga, Lezo de Urreztieta o Elías de Gallastegi. Con un gran amigo de este último, José de Mandaluniz, uno de los mejores delanteros de la historia del Athletic de Bilbao y también militante de Euzko Mendigoixale Batza, se casó en 1933.

 

El matrimonio tuvo cinco hijos, pero en circunstancias muy difíciles, ya que pocos años después de la boda comenzó la Guerra Civil. Formado ya el Ejército Vasco, su marido se incorporó a éste como agente de enlace de dos batallones. Polixene junto con sus hijos se refugió en el caserío de unos amigos en un monte cercano a Gernika, desde donde fueron testigos de uno de los episodios más tristes de su vida: el bombardeo de Gernika.

 

En junio de 1937, se exilió junto con su familia en París, donde permanecería durante la ocupación alemana corriendo un grave riesgo por convertir su casa en un refugio para la ocultación de judíos. En la década de los 50 se trasladaron a Venezuela, donde Polixene impartió clases en varios centros oficiales, privados y en la Cárcel de Sabaneta. En aquella época colaboró en el semanario “Panorama” y en la prensa vasca del exilio, con distintos artículos, sobre la vida cotidiana, el euskera y, en definitiva, sus vivencias.

 

Muchos de sus escritos fueron publicados en los años noventa por Sabino Arana Fundazioa en dos libros, “Artículos de Amama” y «Crónicas de Amama» cuya lectura sigue manteniendo vivo su espíritu de lucha y libertad.

 

Falleció en Zeberio en 2003.

Crónicas de Amama
Artículos de Amama

 

VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL DE JAZOERA 114

Compartir

Deje un comentario