La vida EN PANDEMIA. Orquidea amezcua. Euzko Etxea de Carabobo

En la única reunión familiar durante el confinamiento

Al comenzar el confinamiento por allá en ese lejano abril, aquí en Deba en el piso, Salvador y yo encerrados en casa, yo bajaba una vez por semana para las compras necesarias y volvía a casa, no veía para nada ni a la familia, bastante aburrida, dedicándome a cocinar, limpiar, comer y ver mucha televisión para conocer noticias, por lo que estoy gordísima jajajaja, pero no había de otra porque somos de riesgo ya y este es un pueblo pequeño donde hubo varios casos con síntomas, actualmente también hay casos pero asintomáticos.

Durante estos tiempos una sola vez nos hemos reunido con la familia.

Actualmente salimos algo más, con mucho cuidado, no salimos de Deba para ningún sitio.

En Deba se suspendieron las fiestas de San Roque y la Fiesta Vasca, aquí han sido bastante conscientes.

Seguimos cuidándonos y lo que peor llevo en todo esto es la mascarilla, sintiéndome que llevo un bozal, lo que me falta es la correa y que feos nos vemos todos en la calle, pero es totalmente necesario su uso.

Y acostumbrándonos porque esta va a ser para largo.

Por cierto los Amezcua valencianos que ahora estamos regados por el mundo, TODOS SANOS.

 

VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL DE JAZOERA 115

Compartir

Deje un comentario